El Sexto y la Generación Digital



Por Jorge Luis Rodríguez

“El Sexto es un joven que se cansó… y voy a seguir haciendo graffiti”, afirma Danilo “El Sexto” Maldonado, artista cubano y luchador por los derechos humanos, en uno de sus video-performances.
Suprimir la libertad de expresión es uno de los primeros síntomas que identifica a las dictaduras populistas de ala izquierda o derecha.
La diáspora de los escritores y artistas cubanos  comenzó a girar vertiginosamente contra la rueda de la fortuna desde el encarcelamiento del escritor y prócer independentista José Martí  en 1871, por escribir un poema sobre el asesinato de los ocho estudiantes de medicina.
Generación tras generación el ciclo de comunicadores encarcelados conduce al cadalso, el exilio, o el ostracismo; cuando no al suicidio o la locura. José Martí y su obra se extendieron por  América y el mundo. Fue pionero del periodismo en idioma español en Norteamérica con Patria y La Edad de Oro, y murió en combate con grados de mayor general.
Durante los primeros años en el poder de la Revolución que derrocó al dictador Fulgencio Batista, desertaron escritores y periodistas de envergadura, como Cabrera Infante y Pardo Llada, quienes habían sido fundadores intelectuales del cambio.
Conversamos con El Sexto sobre el clímax de la Generación Mariel que en 1980 trajo a estas tierras tanto conocidos escritores publicados, como inéditos amordazados: Heberto Padilla, Reynaldo Arenas, Vicente Echerri, Eduardo Lolo, Roberto Valero,  yo mismo…
Comparamos la  Generación Mariel  a la Generación Digital ahora en boga.
EL SEXTO: “Esta generación ha podido buscar información con la ayuda de periodistas independientes, que se han abierto al mundo del espacio digital como Yoani (Sanchez http://www.14ymedio.com/blogs/generacion_y/ ), pero de todas maneras esta generación sigue siendo tan ignorante como en su momento era la generación antes del Mariel, en el sentido de que no sabían lo que habían hecho las generaciones anteriores o cómo se habían manifestado en contra de este gobierno por la libertad.
Lo digo porque cuando tú tienes un poquito de recursos para conectarte a la internet  no puedes llegar a conocer la historia anterior sino más bien te encuentras con las noticias de lo que está pasando en ese momento. En realidad te proyectas sin poder absorber tanta información, pero para mí ha sido importante poder viajar a Los estados Unidos y a otros lados y poder conocer la generación esta que hizo historia no solamente aquí en Los Estados Unidos sino en Cuba antes”.

Mientras me entrevisto con El Sexto en el Museo de la Tolerancia de Los Angeles, Yoani Sanchez publica en su blog “Generación Y” este mismo día 22 de Marzo una crónica titulada “Raúl Castro dilapidó su última oportunidad donde afirma que “Hace un año Cuba tuvo una oportunidad irrepetible. El presidente estadounidense Barack Obama llegó a la Isla dispuesto a pasar la página de la confrontación política. El gesto trascendía el escenario diplomático, pero Raúl Castro -temeroso de perder el control- respondió frenando el ritmo de las reformas económicas, elevando los grados del discurso ideológico y de la represión”.
EL SEXTO: “En este caso el gobierno y la dictadura han estado controlando al pueblo y esta generación, privándola de esa información y de saber que hubo un antecedente como tú y otros que hicieron lo mismo en su momento y que lo pasaron peor por no haber esta información digital y ahora al acercarme yo a esta generación tuya y también a esta generación digital me ha un poco como salvado la vida. En otro momento otras personas se desaparecieron más fácilmente que ahora. Seguro estoy que pasaste muchos momentos similares a los míos o peor, pero que nunca se supo, ni siquiera yo después que rescindo y ellos siempre se han cuidado de eso”.
“Mi pregunta es: Cuántas generaciones tienen que pasar  para que esta Cuba de alguna manera se inserte a un pensamiento contemporáneo desde un punto de vista más global, si se quiere” , así se pregunta el cineasta Ismael de Diego en el film documental  Patria o Muerte (Patria o Muerte HBO, 2016).
EL SEXTO: “Cuando yo estoy aquí y conozco personas como tú, Ángel Delgado y otros que no son tanto de la generación del Mariel,  no puedo hacer más que decir ¡wow, brother! Cómo esta gente le han quitado sus sueños a tantas personas, cómo han hecho que la historia de Cuba desaparezca !La historia!
Tú tienes que acercarte al internet y yo tengo que acercarme al internet para volver a tener un entendimiento. Aquí estoy de cierta manera dándole seguimiento a lo que ustedes empezaron y eso a mí me inspira, me hace más responsable de asegurarme que otros también sigan. Es importante que sigamos haciendo esto, porque no podemos seguir dándole más tiempo y más generaciones para que pisoteen nuestro criterio, nuestro arte, nuestros sueños…”
Durante los años sesenta y setentas la Cortina de Agua que aislaba la Isla de Cuba fue más sólida y contundente que La Cortina de Hierro que protegía al imperio soviético, mucho más insalvable que el Muro de Berlín o cualquier posible Muro de Trump…
EL SEXTO: “Qué honor conocerlo a usted, que sé lo que pasó en aquel tiempo cuando apaleaban a la gente en las calles… ahora lo hacen pero es un poquito más difícil porque cualquiera puede sacar un celular y en su momento también puede subir las imágenes, puede proyectarse y decir mira, yo soy un escritor, como lo hizo Yoani y como lo hice yo. El periódico sigue siendo oficialista todavía, la radio es oficialista, todas las galerías y todos los centros de proyección… y si tú decides seguir un camino contrario a la oficialidad es bien desgastante para personas que aman la libertad como los intelectuales.”

Cuando conocí a Henry Constantín Ferreiro y su publicación La Hora de Cuba, no pude dejar de recordar aquellos días cuando nos prohibieron hacer circular fuera de la provincia de Matanzas el Hacer Algo, El Tocororo de Piedra y La Nube en Pantalones. Poco después las tres publicaciones desaparecieron por completo en medio de la cacería de brujas que estremeció el país al calor de las tristemente célebres Palabras de Fidel a los Intelectuales. El correo postal era interceptado por Seguridad del Estado mientras las autoridades culpaban al “bloqueo” estadounidense de nuestro aislamiento. Nuestros contactos con el exterior estaban limitados ya para entonces al pluralismo del Corno Emplumado, al pensamiento anti convencionalista de Margaret Randall y Sergio Mondragón, y alguna que otras excepciones.

EL SEXTO: “La situación de provincia es como que, la Habana tiene una proyección escasa todavía al mundo intelectual, pero la situación de provincia es como que la misma distancia que hay de La Habana al mundo, la hay de provincia a La Habana.
A Henry Constantin en Camagüey ahora mismo pudieran echarle ocho años, un padre de familia, una persona bien especial,  amigo mío, estudiamos juntos en Miami Dade. Yo no he vivido mucho por Camagüey aunque nací allí; puedo decir que las personas de provincia pasan mucho más trabajo, están más expuestos a represión, me atrevo a decir que pasan cien veces más trabajo en provincia. Y ver a Henry Constantín allí en medio de ese Camagüey para mi es algo así…”
El Sexto funge el ceño ante la perspectiva que evoca mientras yo pienso en la otra cara de la moneda: el papel que ha jugado la ideología invasiva de la Revolución Cubana en Latinoamérica y el mundo. Cuba  llegó a tener el noveno de los diez  ejércitos más grandes del mundo.
EL SEXTO: “Estos especialistas en propaganda y vender una falsa imagen durante tanto tiempo lograron penetrar en la ideología latinoamericana y hacerle creer al mundo que es cool (guay) estar matando gente, y eso por supuesto que afectó estos gobiernos como el de Maduro, que siguen pisoteando a la gente ahora…”

Nos acompaña durante este encuentro en el Museo de Tolerancia, el colega colombiano Mario Pinzón, con quien hemos estado platicando sobre la ironía de que el gobierno cubano, junto a Venezuela y Noruega, conste entre los países garantes que firmaron el Acuerdo de Paz donde las FARC depuso las armas recientemente  en Colombia tras medio siglo de beligerancia patrocinada por el gobierno cubano. De hecho las negociaciones de paz tienen sede en La Habana donde se establecen los derechos humanos de los guerrilleros colombianos desmovilizados, mientras que en Cuba se violan abiertamente los derechos humanos de los disidentes y presos políticos cubanos.
EL SEXTO: “Como todo es oficialista se ocuparon de que todos los medios enardecieran a este líder y era lo que distribuíamos a América Latina. Para las personas como tú, como Henry Constantín y como yo, que creemos que la libertad y las artes valen más que estar matando personas por estos criterios,  es bien importante revertir esa situación y lograr que el arte llegue.  Ahora mismo, la película Santa y Andrés, que fue censurada en Cuba, también es censurada en el Festival de cine en Nueva York. Esas personas siguen vendiendo esa imagen y esto afecta como cualquier producto al mercado, como si Mac Donald quisiera vender sus productos en otro lugar… pero haciendo la propaganda de que es correcto matar. Es una forma de pensar y están vendiéndola”
Tenemos que explicarle al mundo que en Cuba los intelectuales libres no tienen voz, que hay una intelectualidad domesticada y amaestrada para que vayan reclutando mentes enfermas de un comunismo que ya no es ni comunismo sino castrismo. Tenemos una gran responsabilidad”

USA es la meca conceptual  del Graffiti  Art, donde el Tagger brota desde las calles como una cultura subterránea que barre con toda la basura del barrio y sale a flote entre las maravillas del pueblo. En megápolis como Los Angeles y Nueva York los jóvenes también se cansan y toman el cielo por asalto. The Get Down en el Brooklyn y Radiotron en la costa Oeste, fundieron la música y el rap con las pintadas artísticas del arte mural, sincronizando las tradiciones liberales del muralismo mexicano con las artes escénicas y proyectándose en el movimiento internacional del Hip Hop.
Las armas letales de El Sexto en su lucha antigubernamental son las del performing artist.
EL SEXTO: “Yo estudié mercadotecnia, y mezclé ese marketing y las relaciones públicas con mi arte. El arte que hago es promover mi arte. Cuando puse ‘se fue’ y cuando hice El Sexto se trata de hacer una propaganda diferente, revirtiendo la propaganda oficial. La gallería es la calle, pero no sólo hago grafiti, hago performances, distintas formas de llegarle a las personas, a los sentimientos…”

Es muy difícil meter tras las rejas una imagen digital, digo yo.
EL SEXTO: “Cuando puse ‘se fue’ transmitiendo en vivo el día que se murió el comandante dictador me di cuenta que todo el mundo estaba pendiente de lo  estaba pasando en Cuba y ese era el momento perfecto para decirle al mundo que no voy a rendirle homenaje a este dictador, y gracias a la herramienta de Facebook cualquiera puede tener un alcance mundial y el video se fue viral, que fue también lo que ayudó a que me liberaran porque los planes conmigo eran fatales, con amenazas de fusilamiento y todo.”

¿Si tuvieras la lámpara de Aladino pero con un sólo deseo qué pedirías hoy?
EL SEXTO: “Quisiera libre internet para Cuba, que cada persona tuviera la oportunidad de proyectarse libremente sin una dictadura aplastándonos.
Necesitamos el internet para que personas como tú y yo puedan conectarse, para que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba.”, concluye El Sexto parafraseando a Juan Pablo II.

*Este artículo aparece publicado en Contacto Magazine el domingo 26 de marzo del 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s